viernes, 5 de febrero de 2010

pensando en ti

Melanie Abril Soberanis Ross

Muchos sueñan con encontrar el amor verdadero, muchos sueñan con un final feliz, esos de los cuales ya no queda rastro alguno, cuando yo era pequeña, les presumia a mis amigas que mis padres tenian ese tipo de amor, el amor que rompe barreras y que no le toma importancia a las malas deciciones, ellas solo reian, no entendia el porque...ahora lo se, el amor es solo una palabra, no basta con solo creer en ella y soñar en que se podra, sino que hay que aportar; talves para muchos el amor sea “aburrido”, pero la verdadera felicidad podria llamarse “cursi”.


¿alguna vez te has sentido invisible, para el mundo entero?, sin importancia alguna, vacia... bueno eso es exactamente lo que siento en estos momentos, con aquel chico me habia sentido importante, estimada y sobre todo especial, cuando menos para alguien,
no es que yo sea la tipica chica timida, al contrario me gustaba llamar la atencion de alguna forma, pero ultimamente en este año en la escuela todo empieza a cambiar, ya nada es como antes, y nadie se puede imaginar como se siente, que toda tu vida completa se escape de tus manos como polvo en el viento y no puedo hacer absolutamente nada mas que solo recordar, habia pasado de ser la chica perfecta para el mundo a la chica que pasa desapersivida y sin interes alguno...
eso me dolia aun mas cuando estaba en clases y nadie se acercaba a mi, veia como aquellas personas que antes eran importantes para mi, habian cambiado de manera radical, inesperada, y ahora les importaban otras personas ya que ahora se olvidaron de que yo aun seguia con vida...
estaba en un rincon solo y vacio del salon, mirando y escuchando risas alegres que contagiaban a cualquiera menos a mi, me sentia invisible, sin validez, aunque sea raro, aquel chico me habia hecho sentir viva otra vez, pero parece que yo fui la unica que sintio eso, porque simplemente salio corriendo, creo que mi aspecto le parecio una desonra para la belleza... aun sola en el vacio de mis pensamientos el ocupaba toda mi mente...
-¿que sucede?- me dijo Roger
-nada... es solo que... bueno no me siento nada bien- dije entre suspiros y mentiras
-... ¿porque?... ¿que te sucede?-
-no lo entenderias-
-¿porque crees que no?- dijo sonriendome
-por que ni yo misma lo entiendo-
-Mel...-
-¿que pasa?-
-sabes que yo... bueno que tu...- dijo suspirando -...que siempre contaras conmigo-
-si... lo se- dije con una pequeña sonrisa llana y desolada.
-porque te mantienes aqui alejada de todos?-
-no me siento muy importante... no mucho que digamos-
-bueno pues si eres importante... cuando menos para mi si...- dijo mirando hacia el suelo vacio
-... con eso basta...-dije sonrojada-supongo- entre susurros dije
-tengo una idea-
-¿cual?- dije preguntando como si no supiera lo que iba a decirme,como si no supiera que el haria cualquier cosa por mantenerse a mi lado
-¿te parece que salgamos?-
-... solo... ¿tu y yo?- solo nosotros eso me ponia nerviosa, jamas habia tenido novio, si enamorados pero jamas una relacion tan seria ya que cuando un chico me miraba a los ojos o estabamos solos me ponia completamente nerviosa.
-bueno... esa es mi idea... pero si quieres podemos invitar a alguien mas...- dijo como quien no quiere la cosa, mire hacia mi alrededor, no habia nadie que me pareciera que quisiera acompañarme, ahora me doy cuenta de que solo le importo a el...
-claro solo nosotros-
-genial- esbozo una enorme sonrisa, que debo decir era hermosa y encantadora, todos los chicos de la escuela por lo menos la envidiaban
-¿cuando?-
-hoy- dijo con un brillo asombroso en los ojos -pasare por ti ¿de acuerdo?-
¡que! ¿pasar por mi?, ¿y que mi madre lo viera?, no gracias, estoy segura de que no le gustaria la idea, habiamos quedado en que tendria novio hasta los 17 cuando menos y aun tenia 16.
-eh... mejor ¿que te parece si te veo ahi?-
-bien...- dijo con desilucion, el hubiera deseado que yo aceptara su invitacion, pero estoy segura de que me sentiria incomoda y nerviosa al no saber de que rayos hablar con el...
-¿a que hora?-
-afuera del cine, en la plaza central, a las 7:00 pm, ¿esta bien a esa hora?-
-si... claro- ya no sabia que mas decir, hasta que de pronto sono la campana de salida, jamas estuve tan aliviada.
-bueno hasta luego- dije dandole un beso en la mejilla y el me abrazo como si no quisiera soltarme, eso me puso algo feliz, pero aun sentia que yo le debia respeto a aquel chico, aun que yo no le interesara.
cuando llegue a casa, mama me sorprendio con una calida bienvenida, me estrujo como si no me huviera visto en años, me dijo lo importante que era para ella, como si me huviera leido la mente y supiera que lo necesitaba en ese momento, me reconforte un poco mas.
al subir a mi recamara, deje tirado mi bulto en el suelo frio, saque una ropa mas comoda y la tendi sobre mi cama que estaba bien acomodada, me gustaba dejar limpio todo antes de irme para al regresar no tener que hacer nada; entre al baño, las suaves y frias gotas caian a chorros despejando mi mente por aunque sea unos momentos.
al salir me secaba el cabello, cuando voltee hacia mi cama, esta estaba completamente destruida y mi ropa estaba en el suelo arrugada, mire a todos lados la ventana abierta me asombro pero sobre todo que en una cortina habian pequeños rastros de sangre color rojo escarlata...
mire toda la calle, estaba vacia en un extraño y solitario silencio, que desvocaba el doloroso sentimiento de soledad en mi,la cerre y el frio aire se desvanecio, supongo que jamas fui importante para mi misma y que hasta yo misma me rechazaba, necesitaba aprender a haceptarme y depertarme cada mañana sintiendome hermosa en vez de sentirme desolada aunque por dentro lo estuviera.
me quite la toalla de ensima, me puse unos pantalones entuvados oscuros, convers rosas con pequeños arcoiris, una blusa con pequeñas mangas color rosa y un sueter negro, habia frio en la calle demaciado como para salir pero aun asi queria hacerlo, tenia clases de coro y musica a las 4:00 pm iria para despejarme levemente de los problemas, bueno eso es lo que yo me decia a mi misma en voz alta pero mi subconciente sabia perfectamente que solo iba para saber si yo podria encontrar a aquel chico y pedirle una explicacion, no me quedaria con los brazos cruzados,no iba a permitir que me tratara asi...
al llegar me dirige a aquel salon donde habiamos tocado juntos, pero no estaba, lo busque por toda la escuela y no mostraba rastro alguno, ya no quedaba mas de mi, lo poco que mi estado de animo habia logrado subir ahora habia caido hasta los suelos, unas repentinas ganas de llorar me abordaron como un barco en la mar, dirigiendose a una tormentosa lluvia que lo destruiria por completo,
no sabia que tan mal podia sentirme, el dolor era tanto que el simple hecho de tratar de olvidarlo no serviria de nada, se que para el habia sido algo pasajero, sin importancia alguna, una oportunidad de ligarse a una chica, la opcion perfecta para pasar el rato, vago y pasajero, pero para mi habia sido mas que eso, y no sabia que me dolia mas, haber caido en lentamente en esta sensacion y que el huviera roto mi corazon sin siquiera saverlo o el hecho de que no me hablo por ningun motivo, habia salido hullendo de ahi porque yo le habia parecido un gran descaro y ya no regresaria solo por mi...
sea lo que fuera dolia, era uno de esos momentos en mi vida en que deseaba morir, desvanecerme en el aire y jamas volver a ver la dulce luz del sol que ahora solo era una molestia los pocos dias que se presentaba.
-Mel...- dijo una voz dulce y tierna que estaba feliz por verme.
-Bianca- me alegre de verla cuando menos sabia perfectamente que a ella le interesaba.
-cuentame todo lo que te ha pasado, sin excepcion alguna-
-¿porque crees que me ha pasado algo?- caminabamos hacia clases de vocalizacion.
-bueno... lo se porque lo veo en tus ojos.
-me conoces...-
-...a la perfeccion- completo, sonriendo aun mas.
-bueno conoci a un chico... de hecho no podria llamarse conocer porque fue algo extraño-
-¿porque lo crees?- se extraño un poco
-no lo creo... lo se... hace unas semanas cuando empezaban las clases fui a esa pequeña y solitaria sala donde hay un gran piano-
-a si la sala G-
-bueno cuando tocaba, casi terminando la cancion un chico se me hacerco y toco junto a mi, aun que no lo creas fue algo magico y especial...-
-si lo creo... eso es genial debes estar muy feliz, pero... tu rostro no demuestra estar muy feliz...-
-lo que pasa es que eso solo lo senti yo... al parecer el no-
-si no fue asi ¿entonces por que toco contigo?-
-talvez solo porque queria... no se, solo fue pasajero-
-no lo creo, yo creo que se asusto-
-entoces yo asusto- lo que faltaba.
-¡no! no claro que no, no es eso, me refiero a que bueno tal vez, solo talvez el sintio lo mismo y no sabia que decir o estaba apenado, los chicos son extraños-
-... bueno no lo se... pero si se que no ha vuelto desde ese dia-
-hay que pasado- fruncio el seño
-¿vez?, fue solo momentaneo-
-encontraras a alguien mas, cuando consigas olvidarlo a el-
-espero olvidarlo rapidamente-
-y como se llamaba-
-te digo que no cruzamos palabra alguna, solo miradas ahogadas en desesperanza e ilucion-
-que el no consiga nada de ti-
-creeme... el no obtuvo nada de mi- suspire de dolor, ella se dio cuenta, y bajo la mirada.
-escuchas eso?-
-que cosa?-
-vamos Mel, tienes un buen oido y ¿no lo escuchas?-
-am... no-
-sigueme- me jalo del brazo, llegamos a la sala que estaba subiento las escaleras, justo al lado de la biblioteca, la sala P
-nos quedamos en la puerta asombradas, ella por lo hermoso que cantaba aquel chico y yo por que bueno... aquel chico era el mismo que habia tocado junto a mi...
-no puede ser- dije susurrando, se veia maravilloso a la luz que entrapa palidamente por la gran ventana, el aire que se colaba por las cortinas blancas y transparentes alzandolas con esplendor le despeinaba sus cabellos dorados despejandolos de su rostro, su cabello cae en su frente en pequeños flecos todas sus facciones son perfectas, es blanco como la porcelana, y unos ojos color cafe claro a los que simplemente no me puedo resistir tienen un brillo especial, es alto, sus manos son fragiles y largas, es delgado pero formado, es simplemente perfecto
-lo se es excelente- dijo sonriendo
-bianca...tengo que irme de aqui-
-¿que? ¿porque?-
-no entiendes es el-
-¿el? ¿quien...? dime que no es cierto-
solo asenti
-eh... tienes razon mejor vamonos- nos dimos la media vuelta, pero para nuestra suerte Bianca hizo ruido y bueno como era de esperarse el chico y el maestro Naten nos vieron
-Melanie espera, ven aqui- dijo el maestro, sentia que el alma se me fue, suspire e hize lo posible para no llorar, me mordi el labio y voltie
-¿que sucede?- mire un segundo a aquel chico, el me miro apenado, pero su rostro no mostraba decepcion hacia mi belleza sino un sentimiento extraño, no lo reconocia, pero no parecia tan malo.
-quiero presentarte a tu compañero-
-¿compañero?...¿de que?-
-bueno pues el estara contigo en el concurso-
-¡que!- exclamamos los dos al mismo tiempo mirando al maestro que se sorprendio por nuestra actitud, Bianca solto una pequeña sonrisa tierna.
-si, ambos cantaran en el concurso, y Chris hara el acompañamiento- el y yo nos miramos asombrados
-pero voy a presentarlos formalmente-
-am... creo que yo me voy o perdere la clase-
-bianca...- era demaciado tarde... habia salido hullendo de ahi.
-ella es Melanie Abril Ross Soberanis y el es Chiristian Sthepan Ross Soberanis... que gracioso su ultimo apellido es el mismo-
se llama chiristian y compartimos apellido ¿eso deberia asustarme?, por lo menos sabia algo mas de el.
-no quiero gracias- dijo el, muy chocantemente, eso me enojo aun mas, ¿que le sucedia?, solo concursariamos juntos, no nos ibamos a casar...
-se mas respetuoso- lo reprendio el maestro.
-o tienes miedo a ¿hacer el ridiculo?- le dije
-no claro que no, tal vez no quiero porque no llegas a mi nivel- ahora si que estaba enojada y no dude en ocultarlo, aquel chico que habia tocado junto a mi tan solo 2 minutos se habia desvanecido y ahora era una desonra para mi, y ya no me importaba agradarle.
-para tu informacion llevo años haciendo esto-
-no te lo pregunte, y gracias maestro pero ya no quiero- tomo su bulto e iba a salir del salon, pero profesor Naten le dijo.
-no es que quieras o no- Chis se detuvo y dudo un momento, luego ses volvio hacia nosotros con una mirada de interrogacion, fruncio el seño no le iba a gustar lo que iba a escuchar.
-¿a que se refiere?-
-me refiero a que estas castigado por faltarle el respeto asi a la señorita, y ahora iras aunque no quieras o repruevas la materia-
-¿y? como si me importara que reprovara-
-sabes que te importa o si no...-
-¿que?-
-no podras entrar a cualquier otra escuela de musica... y no creo que a tus padres les agrade eso-
-a ellos no les importa-
-es incleible lo tonto que estas comportandote frente a esta señorita- chris me miro algo enfadado y sonrojado.
-olvidelo de todas formas puedo hacerlo sola, que mas importa- sali del salon con pasos enfadados, ¿que le habia sucedido a mi chico perfecto?, donde se habia ocultado, a donde se habia ido y por que habia dejado a ese patan en su lugar, ¿como pudo tratarme asi?, nisiquiera me conoce lo suficiente como para hablarme como si fuera una bebe, ahora ya no tenia nada que me mantuviera feliz, el habia caido sobre mi y no le habia importado en lo absoluto, el dolor era aun mayor, tanto como para acabar de una vez con esto, las lagrimas no dudaron en salir de mis ojos.
-Melanie...- alcanze a escuchar, pero no reconoci la voz, estaba tan aturdida que nisiquiera podia ver bien, las dulces lagrimas me nublaron la vista, sin siquiera importarles; la escuela era grande pero no lo suficiente como para perderme y esconderme de el, al lado del salon donde habia sucedido la discucion, estaba la biblioteca al lado izquierdo y justo al lado habia un pequeño cuarto sin techo con balcon y al lado los baños que eran pequeños con un pequeño tejado antiguo para que la lluvia no entrara, todo estaba pintado de color mostaza, no era un color que muchos quisieran o recordaran.
desde aquel balcon podia observarce una gran iglesia entrada en años, sin color, con piedras despintadas, oscuras y con moho, pero tenia aires de misterio, eso me gustaba, el cielo nublado se mostraba sin ocultar el sol que se mostraba timidamente, veia unas cuantas carrozas pasar y autos antiguos y unos cuantos deportivos, la gente pasaba concentrada en sus propios pensamientos, sin importarles si iban lento, no les interesaba caminar mas rapido, se sentia la calma y a los pajaros cantar volanto hacia un frondoso arbol que se encontraba en el medio de la plaza central, la lluvia caia devilmente sembrando gotas de bienestar,
que se sentian debilmente, pero aun asi me estremesi, mis lagrimas se confundian con lluvia.
-... lo lamento... como puedo arreglarlo...-
-no trates de arreglarme porque no estoy rota- dije sin mirarlo, el se inco frente a mi
-no llores- al parecer se notaba que estaba llorando
-es igual de todas formas lo hare-
-lo lamento no debi de haber actuado asi-
-tienes razon no debiste-
-lo siento en verdad-
-¿como se que no vienes solo para no reibir mas castigos-
-...creeme el no tuvo nada que ver... me dijo que me alejara de ti-
-que importa solo dejame sola...-
-pero no quiero hacerlo...- eso me estraño lo mire, estaba sonrojado, era algo especial la mirada que tenia, porque de inmediato me miro.
-¿no crees que ya es demaciado?- volvi la mirada hacia las personas que caminaban por la calle despistadas.
-si... se que me comporte como un idiota-
-no tenias por que hablarme asi... despues de todo en el concurso... bueno si ganamos es para ayudar a la escuela... solo es un concurso no tenias porque tratarme asi-
-no me referia a lo que acaba de suceder... bueno en parte si...-
-te refieres a...-
-cuando toque junto a ti, me pareciste una chica especial, jamas habia escuchado a una chica tocar con tanta facilidad, no te confundiste, todo estaba perfecto-
-entonces...¿porque saliste corriendo?-
-no es algo que pueda decir... es una especie de secreto que es mejor que no sepas-
-¿que?, vas a decirme que eres un vampiro o algo asi?-
-no...no soy un vampiro, pero es solo que no puedo decirte-
-se guardar secretos...-
-es algo bastante largo y tedioso-
-tengo tiempo-
-valla... sabes perseverar-
-eso creo-
-bien te dire...- preste atencion a su rostro, se veia confundido como si quisiera decirme pero no pudiera, miro unas cuantas veces a su alrededor, entrelazo los dedos y dijo...
-vengo de un lugar que nadie quisiera observar, un lugar donde tienes que hacer algo que a ningun humano en su sano jucio quisiera hacer... me encargaron una especie de mision... bueno... la misma que le encargaron a mi madre pero ella murio... el caso es que al final me mandaron a este lugar... y lo que te digo es la verdad distorcionada-
-y ¿que tiene que ver eso conmigo?-
-yo creia que nada, pero es peor de lo que crees-
-aun no entiendo que tiene que ver conmigo-
-no se dime tu...-
-¿yo?, ¿que te tendria que decir?- lo mire mas extrañada.
-¿que es lo que eres?-
-supongo que solo... una chica y nada mas-
-solo una chica... ¿no crees que podrias ser algo mas que una simple chica humana?- era extraño se referia a nosotros como "humanos", aun no entiendo por que
-¿a que te refieres?, ¿que mas podria ser yo?, mirame no tengo nada de diferente a otras personas-
-yo creo que si... solo que es algo que ni tu ni yo sabemos-
-¿porque razon tengo que pagar yo el daño que te hicieron a ti?-
-porque por ti estoy aqui- dijo entre susurros
-¿porque yo tendria la culpa?-
-si yo acompletara mi mision, ya no estaria aqui... volveria a mi antigua vida si asi puede llamarsele, pero si lo hiciera no podria vivir sabiendo lo que hize-
-¿porque?, ¿me haras daño?-
-no...- no parecia muy seguro de su palabra
-eh... no pareces tan seguro-
-tengo que irme- miro hacia el suelo y luego a mi
-ah... bien-
-adios- se retiro sin decir mas, esperaba un hasta pronto, o hasta luego, pero envez de eso solo dijo un adios vacio y sin animos, el era un chico misterioso, no sabia si me gustaba o simplemente ya lo habia olvidado.
no se cuando tiempo me quede observando la puerta por donde habia salido esperando a que volviera aunque sabia que no lo haria, mire mi reloj, ERAN LAS 6:50 PM
-OH RAYOS- ME LEVANTE DE INMEDIATO, SALI DE AHI, TOME UN TAXI, AL LLEGAR A LA PLAZA CENTRAL, MIRE LA HORA ERAN LAS 7:00 PM, ENTRE Y FUI DIRECTO A LOS CINES, AHI ESTABA EL, MIRANDO SU RELOJ, ANGUSTIADO DE SI IRIA O NO, ERA EL MOMENTO PERFECTO PARA HUIR DE AHI, PERO NO IBA A ROMPER SU CORAZON NO COMO LO HICIERON CONMIGO.
ME ACERQUE A EL CON CAUTELA TRATANDO DE NO LLAMAR TANTO LA ATENCION ME HABIA ACOSTUMBRADO A ESO
-AM ROGER...- SE VOLVIO HACIA A MI, PRIMERO CON DESEPCION Y LUEGO ME SONRIO
-LO SIENTO EN VERDAD LO SIENTO-
-¿PORQUE TE DISCULPAS?-
-LLEGUE TARDE-
-BUENO AUN SON LAS 7:10-
SUPONGO QUE ESO ESTA BIEN-
-BASTANTE BIEN VAMOS-
ENTRAMOS AL CINE
-¿QUE VEREMOS?-
-COMPRE LOS BOLETOS ANTES DE QUE LLEGARAS ¿ESTA BIEN ESO?-
-SI CLARO GRACIAS... ¿QUE VEREMOS?- REPETI DE NUEVO, ME ROGABA A MI MISMA QUE NO FUERA UNA PELICULA DE AMOR
-TIERRA DE ZOMBIES-
-AM... ES DE TERROR...-
-NO, ES COMO UNA COMEDIA O ALGO ASI, ME LA RECOMENDARON... PERO SI NO LA QUIERES VER PUEDO COMPRAR BOLETOS PARA OTRA...-
-¡NO!, NO TE PREOCUPES, ESA ESTA BIEN- LO QUE MENOS QUERIA ERA QUE EL TUVIERA QUE PAGAR DE MAS SOLO POR MI.
NOS SENTAMOS EN LA PARTE DE ATRAS, ORDENAMOS PALOMITAS DE MAIZ Y UN REFRESCO GRANDE... SOLO PARA LOS DOS...
ME DABA PENA BEBER DEL MISMO LUGAR DONDE EL BEBIA, DEBO DECIR QUE roger Vertiz song era el chico mas guapo de la escuela, el que todas las chicas querian tener, tocaba la guitarra y la bateria a la perfeccion, pero el es el tipico chico que solo quiere ligar con todas, para mi el era guapo pero nada mas, no me interesaba, me habia hecho a la dificil cuando me pedia salir, porque me sentia realmente importante, pero como ahora no me sentia asi todo daba igual, a demas, me habia estado buscando los ultimos 3 meses, no se despegaba de mi y no lo haria hasta que el no obtuviera algo de mi, asi que era el momento perfecto para terminar con esto de una vez y hacer que desaparesca.
-espero que valga la pena-
-lo vale porque tu estas aqui- si claro era lo que le decia a cada chica que salia con el
-claro...-
fue lo unico que digimos porque toda la pelicula el estuvo entretenido, riendo a carcajadas, yo... bueno no habia puesto ni la minima atencion a nada, solo pensaba en lo que Chris me habia dicho, ya casi acabando la pelicula volvi en mi, asi que preste atencion para aunque sea tener de que hablar con roger, pero por alguna razon una escena me asusto he hize que el refresco callera ensima de la camisa blanca para mi suerte de roger, el solo me miro con algo de ira.
-lo lamento encerio no fue mi intencion... yo no queria...- la pelicula termino y las luces se prendieron, todos voltiaron hacia nosotros y unos chicos empezaron a burlarse, y para mas suerte un grupo de chicos populares del salon estaba ahi, en cuanto lo vieron se rieron a sancadas, sin ocultarlo, roger los miro con una cara de asesino y luego a mi, salio del cine y lo segui, hasta afuera de la plaza.
-roger... roger espera... no fue mi...-
-¡ya se no fue tu intencion!-
-bueno disculpa, yo no crei que fuera a pasar-
-¡no puedo creer que seas tan despistada!-
-¡no tienes porque hablarme asi!-
-¡claro que puedo!, ¡mira lo que haz hecho, los chicos me vieron, ahora sere la burla de la escuela gracias a ti!-
-¡yo jamas te pedi invitarme!-
-claro yo tengo la culpa por invitar a una idiota...- le di una gran bofetada ¿que se creia al hablarme asi?, yo no era cualquier cosa de eso estaba completamente segura
-¿¡que te crees!?, no pienses que eres tan importante por que no lo eres, solo eres un patetico niño mimado, hijo de mami, que no soporta una pequeña humillacion, ¡no moriras por eso!, y ¿sabes que?, me alegro de que esto haya pasado para darme cuenta de lo obvio, eres un IDIOTA, en todos los sentidos que puedan prestarse para esa palabra- me retire de ahi, pero el tenia que defenderse con algo y lo que dijo fue patetico
-pues ni creas que voy a llevarte a casa- me grito
-¡pierdete!-



nuestra cita fue desastroza, demaciado, lo peor es que lo veria al dia siguiente, y estoy segura de que el dira algo muy malo de mi, e inventara mentiras para que ya nadie mas me hable, pero ya que importa, me da igual, volvi a llorar, de nuevo las estupidas lagrimas inutiles salieron de lo mas profundo de mi ser, pero esta vez lloraba de coraje y frustracion, mi vida se iba de mis manos, ya nada seria igual, solo seria una impresindible sombra en la pared, una chica patetica sin amigos, una persona mas.
cuando llegue a casa, todo estaba apagado, pero las llaves estaban, seguro mama estaba tomando una de sus siestas de belleza...
entre a mi recamara, todo estaba como lo habia dejado, las lagrimas no paraban...

Christian Sthepan Ross Mckarney

No podía creer lo estupido que había sido al presentarme en su casa, no solo eso, en haber dejado pruebas de que había estado ahi, eso era lo peor.
-Ya no te exiliaran, te mataran, que idiota eres- me reprochaba a mi mismo acostado en mi suave cama.
Algo en mi interior me decía que tenía que averiguar que rayos era ella, no podía ser una simple humana, no me hubieran mandado a matarla asi como asi.
Dos minutos. Tan poco tiempo, aun no podía creer que ni mi nombre le había mencionado, ni palabra habiamos intercambiado, quizá era mejor asi, si hubieramos dicho algo ya el momento no hubiera sido magico.
Echado aquí como un completo inutil, asi me sentia. Pude haberla matado al entrar a su cuarto, pero no era lo suficientemente demonio para hacerlo. Teniendo el reflejador dentro de mi closet me tentaba a buscarlo y pronunciar su nombre para que me reflejara que era, pero mi cabeza me decia que no queria saberlo. Era dificil de explicar lo que sentia, quería saber que era, pero al averiguarlo, si era algo malo, me vería aun mas tentado a matarla.
Me levanté de la cama para sentarme en la orilla mirando el closet, me puso las manos en el rostro para luego terminar levantandome dirigiendome al closet.
Tome el pequeño aparato en mis manos y me sente de nuevo en el mismo lugar. Mi cabeza y mi corazon peliaban por encontrar la mejor solucion. Busque fuerzas en el fondo de mi ser para pronunciar su nombre.

-Melanie. -se escuchó como un susurro nada mas.
-Error. Nombre no identificado. Pronuncie apellido. -dijo la voz distorcionada del reflejador.

Un sentimiento de rabia me invadió y lanzé el pequeño aparato contra las almohadas, este rebotó y calló al suelo. Necesitaba ese nombre. Me levante y saque mis alas afuera. Volé a gran velocidad sintiendo el aire suave y frio que chocaba contra mi rostro, despejando mi mente. Mantuve el vuelo alzado observando su habitacion por la ventana, no había nadie pero estaba una ropa tendida sobre la cama. Abrí la ventana y registré todo su cuarto creando un buen caos, en busca de algo que tuviera escrito su nombre para no encontrar nada. Salí por la ventana sin arreglar el desastre y sin cerrar la ventana, regrese a mi habitacion antes de acostarme guarde las alas intentando no pensar en nada.

Pasaron los dias tan lento como un arbol en verano se queda sin hojas. Asi me sentía yo, desnudo aunque cargara ropa. Sentía que tan solo una palabra cruel podría derrumbar mi muro tan bien estructurado. La felicidad que había sentido el primer día en la academia con Mel no se comparaba en nada a ninguna otra felicidad que hubiera sentido en toda mi vida desde la muerte de mi madre. Cada vez que la veía por mi mismo camino me apartaba sin que ella me viera y me buscaba otra ruta para llegar a clases. No volví a visitar su casa. Al tercer dia pude notar que su rostro no mostraba la felicidad acorde a la que debía de tener una persona a su edad, pero al siguiente se veía mejor.
Cada vez que pasaba por ese pequeño salon con ese enorme piano me acordaba de aquel momento, esos dos minutos compartidos con ella, aun no podía creer lo que ese pequeño tiempo me hacía sentir. Feliz de nuevo. Ya el asunto de encontrar su verdadera identidad lo había descartado, prefería que quedara ocultada y fuera olvidad al pasar los años. Yo era inmortal y ella no, moriría algún día. Ese pensamiento no me parecía para nada agradable. Sacudí la cabeza para borrarlo, como si hubiera un botón de "RESET" en mi cabeza y al darle click se borrara el pensamiento no deseado-

Era martes y tenía que ir a vocalizacion a ultima hora, me apresuré para no llegar pero ya el profesor estaba esperandome.

-Llegando tarde otra vez, son las 4:00 con 12 segundos-dijo mientras miraba el reloj.
-Oh, mis disculpas profesor por llegar 12 segundos tarde. -dije sarcasticamente.
-Al menos.. ¿Tragiste la letra?
-Si. -la saqué de mi bolsillo.
-Desde arriba.

El comenzó a tocar el piano mientras yo cantaba la letra. Mis oidos al escuchar mi voz hacían que mi mente se despejara y se fuera a un mundo donde yo era un ser normal al igual que Melanie, donde no habian demonios ni lo que sea que fuera Melanie, donde todo era perfecto entre yo y Melanie... mis pensamientos se interrumpieron al escuchar la puerta, deje de cantar y el profesor paró de tocar.
Al mirar qe ocurrio estaban ella y otra amiga mirando por la ventana, al parecer la habia invocado al decir tres veces su nombre; al ver que las vimos, huyeron.

-Melanie espera, ven aqui- dijo el profesor. -No, no, ¿Que rayos hace? pensé.
-¿que sucede? -preguntó ella con su voz tan melodiosa, mientras me miraba. Su amiga se quedó detras ella.
-quiero presentarte a tu compañero- esas palabras del profesor hicieron que un sentimiento de rabia despertara en mi.
-¿compañero?...¿de que?- dijo ella tan confundida como de seguro yo estaba.
-bueno pues el estara contigo en el concurso-dijo muy tranquilamente.
-¡que!- exclamé con rabia, para mi sorpresa ella tambien lo había echo, asi que sonamos al unisono. Su amiga rió bajito.
-si, ambos cantaran en el concurso, y Chris hara el acompañamiento -se equivocá, yo no haré ningun acompañamiento. No.
-pero voy a presentarlos formalmente -dijo el profesor.
-am... creo que yo me voy o perdere la clase -interrumpió su amiga.
-bianca...- dijo Melanie, pero ya su amiga había huido de la escena del crimen.
-ella es Melanie Abril Soberanis Ross y el es Chiristian Sthepan Mckartney Ross... que gracioso su ultimo apellido es el mismo- dijo el profesor añadiendo una risa torpe. Me desconserté al escuchar que su apellido era el mismo que el mio, es decir, confirmaba que no era normal.
-no quiero, gracias. -dije enfadado, sabía que era un comportamiento infantil pero me rehusaba. Si los dementores se enteraban, me matarían haciendome "muerte lenta"
-se mas respetuoso- me reprendio el maestro.
-o tienes miedo a ¿hacer el ridiculo? -dijo Melanie, su gota de agua que hizo que desbordara mi vaso de paciencia-
-no claro que no, tal vez no quiero porque no llegas a mi nivel- contraataqué, ella mostró enojo, pero sus ojos mostraban algo mas. Me arrepentí de haberle dicho eso, mas no pensaba pedirle disculpas.
-para tu informacion llevo años haciendo esto- gran cosa, pensé.
-no te lo pregunte, y gracias maestro pero ya no quiero- tomé mi bolso y cuando estaba abriendo la puerta para salir del salón el profesor habló.
-no es que quieras o no- me volteé a verlos, eso me hacía interrogarme.
-¿a que se refiere? -dije con voz dura.
-me refiero a que estas castigado por faltarle el respeto asi a la señorita, y ahora iras aunque no quieras o repruebas la materia- oh, golpe bajo. No quería reprobar o mi familia adoptiva me castigaría. Al menos, no dijo que mi promedio era bajo.
-¿y? como si me importara que reprobara -refunfuñé.
-sabes que te importa -dio en el clavo- o si no....
-o si no.. ¿que? -dije alzado.
-no podras entrar a cualquier otra escuela de musica... y no creo que a tus padres les agrade eso- dijo, para mi, eso era chantage.
-a ellos no les importara -mentí.
-es increible lo tonto que estas comportandote frente a esta señorita- miré a Melanie, sentí como la sangre subía hasta mis mejillas, no era para nada normal que me sonrojase.
-olvidelo de todas formas puedo hacerlo sola, que mas importa- dijo Melanie. Eso me dolió. La vi salir por la misma puerta en donde entró.
-Mal echo, Chris. mejor alejate de ella -dijo el profesor haciendo que no, con la cabeza.

Respire profundo y fui tras Melanie.

-Melanie...-la llamé en lo que vi lo suficiente cerca para que me escuchara, no se giró. Afuera la lluvia caía a cantaros, a ella no le importó-lo lamento... como puedo arreglarlo...-le dije con voz suave, no quería terminar de arruinar todo.
-no trates de arreglarme porque no estoy rota- dijo sin mirarme mientras se sentaba en el piso con las piernas recojidas, yo me inqué frente a ella. La mire y logré distinguir sus lagrimas de la lluvia.
-no llores- le pedí. Como si no me sintiera lo suficientemente mal, tambien la había echo llorar.
-es igual de todas formas lo hare- me miró a los ojos como hace una pequeña niña malcriada. se veia tan tierna.
-lo lamento no debi de haber actuado asi- me disculpé.
-tienes razon no debiste- dijo con el mismo tono.
-lo siento en verdad-
-¿como se que no vienes solo para no recibir mas castigos?- no pensé que me creyera tan hipocrita.
-...creeme el no tuvo nada que ver... me dijo que me alejara de ti- le dije con toda sinceridad, la verdad no estaba aquí incado frente a ella, si no, para poder agregar varios minutos mas a esos dos minutos magicos.
-que importa solo dejame sola...-me pidió.
-pero no quiero hacerlo...- puso cara de extrañeza, otra vez la sangre iba derechito a mis mejillas, ella vio algo en mi mirada.
-¿no crees que ya es demaciado?- miró a las personas que pasaban cerca.
-si... se que me comporte como un idiota- le dije.
-no tenias por que hablarme asi... despues de todo en el concurso... bueno si ganamos es para ayudar a la escuela... solo es un concurso no tenias porque tratarme asi- lo peor, era que tenía toda la razón, no la debí haber tratado así.
-no me refería a lo que acaba de suceder... bueno en parte si...-estaba tan confundido que no hablaba coherentemente-
-te refieres a...- dijo insinuando.
-cuando toque junto a ti, me pareciste una chica especial, jamas habia escuchado a una chica tocar con tanta facilidad, no te confundiste, todo estaba perfecto- las palabras salían con demasiada facilidad de mi boca, temía que se me saliera algo por error.
-entonces...¿porque saliste corriendo?-preguntó.
-no es algo que pueda decir... es una especie de secreto que es mejor que no sepas- dije huyendo del tema.
-¿que?, vas a decirme que eres un vampiro o algo asi?- dijo sarcasticamente, pero no se dio cuenta que era la realidad, no era vampiro, era demonio.
-no...no soy un vampiro, pero es solo que no puedo decirte- le aclaré.
-se guardar secretos...-quería que le dijera.
-es algo bastante largo y tedioso-.
-tengo tiempo-
-valla... sabes perseverar- tendría que decirle a toda costa para que no tuviera una imagen peor mia.
-eso creo- dijo segura, con una sonrisa picara, que hizo que casi me derritiera delante de ella.
-bien te dire...- mi mente trabajaba en una manera de decirle sin mentir.
-vengo de un lugar que nadie quisiera observar, un lugar donde tienes que hacer algo que a ningun humano en su sano jucio quisiera hacer... me encargaron una especie de mision... bueno... la misma que le encargaron a mi madre pero ella murio... el caso es que al final me mandaron a este lugar... y lo que te digo es la verdad distorcionada.
-y ¿que tiene que ver eso conmigo? -preguntó.
-yo creía que nada, pero es peor de lo que crees- al parecer, ella estaba mas confundida que yo.
-aun no entiendo que tiene que ver conmigo-
-no se dime tu...- una diminuta esperanza temía que me dijera que era.
-¿yo?, ¿que te tendria que decir?- me miro mas extrañada.
-¿que es lo que eres?-me atreví a preguntar.
-supongo que solo... una chica y nada mas.
-solo una chica -lo medité- ¿no crees que podrias ser algo mas que una simple chica humana?
-¿a que te refieres?, ¿que mas podria ser yo?, mirame no tengo nada de diferente a otras personas- la miré, era verdad, pero yo tampoco tenía nada diferente en el exterior, y resulta, que soy demonio.
-yo creo que si... solo que es algo que ni tu ni yo sabemos- la mire a los ojos. Ella encontró de nuevo algo en mi mirada.
-¿porque razon tengo que pagar yo el daño que te hicieron a ti?-
-porque por ti estoy aqui- susurré.
-¿porque yo tendria la culpa?- por que eres algo y quieren que te mate. Pensé.
-si yo acompletara mi mision, ya no estaria aqui... volveria a mi antigua vida si asi puede llamarsele, pero si lo hiciera no podria vivir sabiendo lo que hize- encontre en mis palabras un sentimiento que mantenia oculto, que me rehusaba a creer. Amor.
-¿porque?, ¿me haras daño?- preguntó asustada. No le pensaba hacer daño.
-no...- dije inseguro.
-eh... no pareces tan seguro- lo notó
-tengo que irme- mire el suelo huyendo de su mirada, andros, daven y Dalton podrían aparecer de la nada.
-ah... bien- note su desilusion.
-adios-

Me levanté y practicamente huí de ahi, no soportaba darme cuenta de que sentía algo por ella. Mientras caminaba sentía su mirada clavada en mi haciendo que recordara como la hice llorar. Una pequeña punzada al corazon.
Tiré el bolso al suelo y me lanzé a la cama, sin cambiarme, sin quitarme los zapatos. Esperaba que ella no se hubiera dado cuenta de lo que sentía por ella.. Melanie Abril Soberanis Ross... ya sabía su nombre completo, ahora que haría con el? si buscaba en el reflejador, me podia arrepentir, si no lo hacia, tendria la duda para siempre. Por mi mente pasaban un gran torrente de pensamientos a gran velocidad, mi coarzon una oleada de sentimientos que chocaban entre si, me estaba consumiendo. La ventana se abrió de la nada y dejo entrar aire frio a mi habitacion. Eso nunca ocurria. La cerre y al volver a mi cama miré la gran silueta plasmada en mi pared. El jefe.

-Christian. -dijo con su voz baja y penetrante.
-Señor-
-no deberias hacer cosas tan estupidas-
-No, señor. Usted me exilio, recuerde.-mire al frente, mi fin estaba plasmado en mi pared.
-Claro que no, Christian. Una pluma gris. -Oh mierda, lo sabe.
-Fue un error, señor-
-Grandisimo error. ¿Como he de castigarte?
-Como usted quiera, señor. Es justo y necesario.
-Entregame el reflejador. -pidió. Respire profundo y lo busque por el suelo.
-Tenga, señor. -sus manos de sombras tomaron el aparato.
-Que no me vuelva a enterar. -desaparecio.

Disfrute como el aire volvía a entrar por mis pulmones. Seguía aquí, vivo, por asi llamarle. Se había esfumado por el mismo portal por donde entró, llevandose con el, mi unica respuesta a la pregunta que rondaba en mi mente. ¿QUE ES ELLA?
Deje que mi cuerpo callera lentamente a mi suave cama, intentaba no pensar en nada, relajarme. Ir a mi lugar a feliz.
Cerré los ojos, y me dormí.

1 comentario:

  1. Hola, como estas ???
    Permiteme presentarme soy Romina administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y me parece un exito, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
    Exitos con tu página.
    Un beso
    rominadiazs@hotmail.com

    ResponderEliminar